ERUPCIÓN CRIOVOLCÁNICA EN UN COMETA 

La Asociación Astronómica Británica (BAA) informa de un nuevo estallido del cometa crio volcánico 29P/Schwassmann-Wachmann. El 22 de Noviembre, el núcleo del cometa se iluminó repentinamente en más de 4 magnitudes, una señal de que se estaba produciendo una gran erupción. Los desechos criomagmáticos ahora se están expandiendo en un caparazón con forma de Pac-Man:

Cai Stoddard-Jones tomó la foto el 23 de Noviembre usando el Telescopio Faulkes Norte en Hawái. En ese momento, el caparazón ya tenía más de 100.000 km de diámetro.

La forma de Pac-Man de la eyección muestra que no se trata de una erupción global uniforme. En cambio, proviene de una o más fuentes discretas en la superficie del cometa.

Esto se ajusta a un modelo líder del cometa desarrollado por el Dr. Richard Miles de la Asociación Astronómica Británica. Miles cree que 29P está adornado con volcanes de hielo. No hay lava. El «magma» es una mezcla fría de hidrocarburos líquidos (p. ej., CH4, C2H4, C2H6 y C3H8) similares a los que se encuentran en los lagos y arroyos de la luna Titán de Saturno. El criomagma del cometa está impregnado de gases disueltos N2 y CO, un poco como la carbonatación en una botella de refresco. A estos volátiles embotellados les encanta explotar cuando se abre una fisura por la acción de calentamiento de la luz solar.

Una nueva imagen tomada el 25 de Noviembre por los astrónomos André Debackère y M. Malaric agrega peso a la idea de que un solo volcán está provocando el estallido. Al procesar los datos con un filtro de gradiente rotacional, Debackère encontró una columna brillante de escombros en un ángulo de posición de 330 grados (la posición de la 1 en punto):

Este penacho estrecho probablemente conduce de nuevo a la fuente principal de la erupción.  Actualmente saliendo del núcleo a 75 m/s (270 km/h), la pluma se extiende más de 11 000 km hacia el espacio. Si una erupción como esta estuviera ocurriendo en la Tierra, cubriría miles de satélites con hidrocarburos helados.

El brillo integrado del cometa (magnitud +11), lo pone al alcance de la mano de muchos telescopios domésticos. Pac-Man ya subtiende un ángulo más ancho que Marte y, si las erupciones pasadas sirven de guía, debería crecer mucho más en las próximas noches. Los observadores pueden encontrar a 29P  después de la puesta del Sol en la constelación de Géminis.

Para obtener más información, visite el sitio web MISSION 29P de la Asociación Astronómica Británica.

Fuente: Spaceweather.com

Artículo original:Cryovolcanic eruption on a comet‘. Nov. 26, 2022.

Material relacionado

¿Hay volcanes en los cometas?

La investigación explosiva dice que puede haber criovulcanismo en los cuerpos cometarios.

Es posible que los volcanes no solo existan en las lunas y los planetas. Un cometa que orbita entre Saturno y Júpiter parece tener sus propios signos de vulcanismo helado, arrojando material congelado en lugar de lava caliente. Sin embargo, en lugar de un solo montículo estancado, las erupciones provienen de un solo lugar varias veces antes de viajar finalmente a otro punto en la corteza helada.

El cometa 29P/Schwassmann-Wachmann es el más activo de todos los cometas conocidos. Poco después de su descubrimiento en 1927, el brillo del cometa comenzó a cambiar drásticamente.  Mientras que muchos cometas se vuelven más brillantes a medida que se acercan al sol, 29P orbita en un círculo casi perfecto, manteniendo una distancia bastante constante de la estrella. A pesar de su órbita estable, el cometa puede hacer cambios notables en el brillo, lo que lo convierte en el favorito de los astrónomos aficionados para observar.

El siguiente artículo lo presenta.

Las observaciones de aficionados conducen al descubrimiento de criovolcanes en el cometa 29P/S-W1

Con unos 60 km de diámetro, el cometa 29P/Schwassmann-Wachmann (29P/S-W1) es un cometa muy grande y como ningún otro que conozcamos. O eso parece, tras el análisis de observaciones intensivas de este misterioso objeto realizado en gran parte por astrónomos aficionados, nuevos resultados se han publicado en línea a través de dos artículos en la revista Icarus, que aquí comentamos.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.