Atraco planetario: los astrónomos muestran que las estrellas masivas pueden robar planetas del tamaño de Júpiter 

Los planetas del tamaño de Júpiter pueden ser robados o capturados por estrellas masivas en las guarderías estelares densamente pobladas donde nacen la mayoría de las estrellas, según ha descubierto un nuevo estudio. 

La imagen muestra un planeta gigante gaseoso (como Júpiter) en una órbita distante alrededor de una estrella masiva azul. 
Es probable que el planeta haya sido capturado o robado de otra estrella.
  • Investigadores de la Universidad de Sheffield han propuesto un origen novedoso para planetas similares a Júpiter alrededor de estrellas masivas que tienen más de tres veces la masa de nuestro Sol. 
  • En teoría, los planetas pueden formarse alrededor de estas estrellas, pero las estrellas emiten grandes cantidades de radiación ultravioleta que impiden que los planetas crezcan hasta alcanzar el tamaño de Júpiter, el planeta más grande de nuestro Sistema Solar.  
  • En cambio, los científicos muestran que estos planetas, llamados ‘BEASTies’, pueden ser capturados o incluso robados por las estrellas masivas, en lo que los investigadores llaman un ‘robo planetario’. 

Los planetas del tamaño de Júpiter pueden ser robados o capturados por estrellas masivas en las guarderías estelares densamente pobladas donde nacen la mayoría de las estrellas, según ha descubierto un nuevo estudio. 

Investigadores de la Universidad de Sheffield han propuesto una explicación novedosa para los planetas del Estudio de Abundancia de Exoplanetas de estrellas B (B-star Exoplanet Abundance STudy, BEAST) recientemente descubiertos. Estos son planetas similares a Júpiter a grandes distancias (cientos de veces la distancia entre la Tierra y el Sol) de estrellas masivas. 

Hasta ahora, su formación ha sido un misterio, ya que las estrellas masivas emiten grandes cantidades de radiación ultravioleta que impide que los planetas crezcan hasta alcanzar el tamaño de Júpiter, el planeta más grande de nuestro Sistema Solar. 

La Dra. Emma Daffern-Powell, coautora del estudio, del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Sheffield  agregó: “Nuestra investigación anterior ha demostrado que en las guarderías estelares, las estrellas pueden robar planetas de otras estrellas o capturar lo que llamamos planetas ‘flotantes’. Sabemos que las estrellas masivas tienen más influencia en estos viveros que las estrellas similares al Sol, y descubrimos que estas estrellas masivas pueden capturar o robar planetas, lo que llamamos ‘BEASTies’.

“Esencialmente, este es un atraco planetario. Usamos simulaciones por computadora para mostrar que el robo o captura de estos BEASTies ocurre en promedio una vez en los primeros 10 millones de años de la evolución de una región de formación estelar”. 

El Dr. Richard Parker, Profesor de Astrofísica en el Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Sheffield,  explica : “Los planetas BEAST son una nueva adición a la miríada de sistemas exoplanetarios, que muestran una diversidad increíble, desde sistemas planetarios alrededor de estrellas similares al Sol que son muy diferentes a nuestro Sistema Solar, hasta planetas que orbitan estrellas evolucionadas o muertas”.

«La colaboración BEAST ha descubierto al menos dos planetas super jovianos orbitando estrellas masivas. Si bien los planetas pueden formarse alrededor de estrellas masivas, es difícil imaginar que los planetas gigantes gaseosos como Júpiter y Saturno puedan formarse en entornos tan hostiles, donde la radiación de las estrellas puede evaporar los planetas antes de que se formen por completo». 

“Sin embargo, nuestras simulaciones muestran que estos planetas pueden ser capturados o robados, en órbitas muy similares a las observadas para los BEASTies. Nuestros resultados dan más credibilidad a la idea de que los planetas en órbitas más distantes (más de 100 veces la distancia de la Tierra al Sol) pueden no estar orbitando a su estrella madre».

La investigación fue realizada por el Dr. Richard Parker y la Dra. Emma Daffern-Powell en la Universidad de Sheffield y es parte de un programa de investigación más amplio que tiene como objetivo establecer qué tan comunes son los sistemas planetarios como el nuestro en el contexto de muchos miles de otros sistemas planetarios. en la galaxia de la Vía Láctea.

Fuente: Universidad de Sheffield, Reino Unido.

Artículo original: Planetary heist: astronomers show massive stars can steal Jupiter-sized planets‘. Amy Huxtable. September 7, 2022.

Material relacionado

Exoplaneta gigante altera teorías sobre cómo se forman los planetas

Ilustración artística que muestra un primer plano del recién descubierto planeta b Centauri b, que orbita un sistema estelar binario con una masa al menos seis veces mayor que la del sol. Este es el sistema estelar que aloja planetas más masivo y caliente encontrado hasta la fecha. El planeta es 11 veces más masivo que Júpiter y orbita el sistema de dos estrellas a 100 veces la distancia que Júpiter orbita alrededor del Sol. Crédito de la imagen: ESO/L. Calçada.

Fue descubierto por astrónomos que trabajan en el Estudio de abundancia de exoplanetas de estrellas B (BEAST), un proyecto para encontrar y estudiar exoplanetas alrededor de estrellas calientes y masivas. BEAST se enfoca en estrellas de tipo B en la asociación estelar joven Scorpius/Centaurus, estrellas que en su mayoría han sido ignoradas en la búsqueda de exoplanetas.

Los astrónomos utilizaron el VLT para obtener imágenes de estas estrellas, en busca de objetos extremadamente débiles en sus vecindarios inmediatos.

Ver también:

La importancia de la imagen directa en la detección de planetas lejanos a su estrella anfitriona.

Los métodos tradicionales de búsqueda de exoplanetas, son efectivos para identificar planetas próximos a su estrella anfitriona. Así, el método del tránsito y el de la velocidad radial, han identificado ya sean Júpiters calientes o planetas rocosos, próximos a su estrella.

Los planetas gigantes que se encuentran alejados de su estrella anfitriona, son difíciles de detectar por estos métodos.

Dichos planetas tienen períodos orbitales grandes, de unos cuantos años, que hace difícil ver un tránsito.

El tironeo gravitatorio de unos de estos planetas sobre su estrella anfitriona es muy pequeño como para ser detectado. Esto es debido a la gran distancia que lo separara de ella.

La técnica de “bamboleo”: la onda azul muestra movimiento hacia la Tierra y la roja se produce cuando la estrella se aleja. 
Crédito: NASA / JPL-Caltech.

Un método combinado de imagen directa y velocidad radial es lo que recientemente se ha utilizado para identificar planetas gigantes lejanos a su estrella. El siguiente artículo lo presenta y también discute el papel de ellos como protectores de los planetas interiores en su sistema planetario:

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.