Científicos retroceden en el tiempo para rastrear las emisiones de metano en Marte.

El rover Curiosity de la NASA, que se muestra aquí, ha detectado periódicamente fuertes aumentos de metano en la atmósfera del Planeta Rojo, y los científicos están ansiosos por encontrar su fuente. 
Crédito: 
NASA/JPL-Caltech/MSSS.

El rover Curiosity de la NASA aterrizó en Marte en Agosto de 2012 y sus investigaciones revelaron que Marte fue una vez un planeta potencialmente habitable. Una de las observaciones más emocionantes de Curiosity ha sido la abundancia periódica e inusualmente alta de metano en la atmósfera de Marte. Durante los últimos 7 años, Curiosity ha establecido una señal de fondo de metano de aproximadamente 0,41 partes por billón por volumen (ppbv), y estos picos periódicos pueden aumentar el metano atmosférico hasta 21 ppbv.

Luo et al. notaron que estos picos de metano podrían «tener profundas implicaciones para la geología y la astrobiología». En la Tierra, casi todas las emisiones de metano tienen orígenes biológicos, desde la flatulencia de las vacas hasta la descomposición del material vegetal. En Marte, el metano podría ser una firma biológica potencial, un rastro químico producido por la vida. Sin embargo, primero, los científicos deben descartar los orígenes no biológicos del metano.

Realizando la investigación: el «análisis de trayectoria inversa»

Para investigar dónde podrían originarse las emisiones de metano, los investigadores emplearon un método llamado «análisis de trayectoria inversa». Este método implica el uso de modelos basados ​​en lo que los científicos saben sobre la atmósfera de Marte para rastrear una porción de aire hacia atrás en el tiempo desde el momento de su medición. Los investigadores estudiaron los siete eventos de picos de metano que se han detectado hasta ahora y utilizaron un modelo climático global existente de Marte para simular cómo el viento podría transportar el metano que viajó alrededor del planeta.

Al simular la trayectoria hacia atrás de cada pico de metano sobre la base de los patrones de viento de varias estaciones y horas del día, los autores descubrieron que lo más probable es que los picos se originaran en la misma área general: la parte noroeste del cráter Gale, un gran cráter de impacto que los científicos creen que alguna vez tuvo agua líquida, donde Curiosity está explorando actualmente.

Discrepancia con los datos del ExoMars Trace Gas Orbiter (TGO)

Sin embargo, las detecciones de metano de Curiosity en Marte han sido cuestionadas por expertos. Por ejemplo, el ExoMars Trace Gas Orbiter (TGO) europeo-ruso, que ha estado investigando el Planeta Rojo desde la órbita desde finales de 2016, no ha detectado la misma abundancia de metano en la atmósfera de Marte que Curiosity ha detectado desde la superficie. Los autores señalan que podría haber un mecanismo geológico que secuestre rápidamente el metano de la atmósfera o un mecanismo atmosférico que lo atrape cerca de la superficie. Es necesario realizar más investigaciones para confirmar que aquí es donde se origina el metano, señalan los autores, y Curiosity debe continuar realizando mediciones de la abundancia de metano ambiental para capturar más eventos de picos de metano. (Earth and Space Science, https://doi.org/10.1029/2021EA001915, 2021).

Fuente: Eos magazine (AGU).

JoAnna Wendel, escritora científica.

Artículo original: Wendel, J. (2022), Scientists turn back time to track methane emissions on Mars, Eos, 103, https://doi.org/10.1029/2022EO220030. Published on 14 January 2022.

Texto © 2022. AGU. CC BY-NC-ND 3.0

Material relacionado

El rover Curiosity de la NASA descubrió moléculas orgánicas antiguas en Marte, incrustadas en rocas sedimentarias que tienen miles de millones de años. Ver video. Crédito: NASA / GSFC. Agrandar imagen

El explorador Curiosity de la NASA ha encontrado nuevas pruebas conservadas en rocas en Marte que sugieren que  el  planeta podría haber dado soporte a  la vida antigua, así  como nuevas pruebas en la atmósfera marciana que se  relacionan con  la búsqueda de vida actual en el Planeta Rojo. Aunque no son necesariamente pruebas de la vida misma, estos hallazgos son una buena señal para futuras misiones que explorarán la superficie y el subsuelo del planeta.

Los nuevos hallazgos – moléculas orgánicas “duras” en rocas sedimentarias de cerca de 3,000 millones de años cerca de la superficie, así como variaciones estacionales en los niveles de Metano en la atmósfera – aparecen en la edición del 8 de Junio de la revista Science.

Las moléculas orgánicas contienen Carbono e Hidrógeno, y también pueden incluir Oxígeno, Nitrógeno y otros elementos. Si bien comúnmente se asocian con la vida, las moléculas orgánicas también pueden ser creadas por procesos no biológicos y no son necesariamente indicadores de la vida.

El siguiente artículo lo presenta y además contiene una selección de recursos sobre el tema:

El Telescopio espacial James Webb de la NASA revelará los secretos del planeta rojo

Los investigadores que utilizan observatorios terrestres han detectado mayores concentraciones de metano y vapor de agua en la atmósfera marciana durante el verano del hemisferio norte.
Crédito:
NASA
.

Los vehículos exploradores y orbitadores de Marte han encontrado indicios de que una vez Marte tuvo agua líquida en su superficie. Mucha de esa agua escapó con el tiempo. ¿Cuánta agua se perdió y cómo se mueve el agua desde el  hielo, a la atmósfera y luego al suelo? Durante su primer año de operaciones, el Telescopio Espacial James Webb de la NASA buscará respuestas. Webb también estudiará  las plumas misteriosas de metano que insinúan una  posible actividad geológica o incluso biológica.

La publicación a continuación lo aborda y también contiene recursos sobre estos temas.

Curiosidades

Los estallidos de metano pueden haber calentado el Marte primitivo. Los hallazgos pueden ayudar en la búsqueda de vida en el Universo

Vista en perspectiva de Reull Vallis. La nave espacial Mars Express de la ESA ha fotografiado la sorprendente parte superior  de la región Reull Vallis de Marte con su cámara estéreo de alta resolución  Reull Vallis, la estructura como un río en estas imágenes, se cree que se formó cuando el agua  fluía en el pasado marciano distante, cortando un canal empinado a través de  Promethei Terra Highlands antes de correr en dirección al suelo de la vasta cuenca Hellas. Más información aquí. 
Crédito y Derecho de Autor: ESA / DLR / FU Berlin (G. Neukum).

La presencia de agua en el  Marte primitivo es una paradoja. Hay un montón de pruebas geográficas de que los ríos fluían periódicamente a través de la superficie del planeta. Sin embargo, en el período de tiempo en que se supone que estas aguas  fluyeron – hace tres o cuatro mil millones de  años  – Marte debería haber sido demasiado frío para la existencia de agua líquida en su superficie.

Entonces, ¿cómo fue que logró ser lo sufientemente  caliente?

Investigadores de la Escuela John A. Paulson Harvard de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS) sugieren que el Marte primitivo pudo haber sido calentado de forma intermitente por un potente efecto invernadero. En un artículo publicado en Geophysical Research Letters, los investigadores encontraron que las interacciones entre el metano, dióxido de carbono e hidrógeno en la atmósfera temprana de Marte pueden haber creado períodos cálidos en los cuales el planeta podía tener agua líquida en la superficie. Entérate de los detalles de este hallazgo aquí:

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.