Un asteroide cercano a la Tierra podría ser un fragmento perdido de la Luna

Un equipo de investigadores liderado por UArizona piensa que el asteroide cercano a la Tierra Kamo`oalewa podría ser en realidad una luna en miniatura.

Impresión artística del cuasi satélite de la Tierra Kamo`oalewa cerca del sistema Tierra-Luna. Usando el Gran Telescopio Binocular, los astrónomos han demostrado que podría ser un fragmento perdido de la Luna.
Crédito: Addy Graham / Universidad de Arizona.

Un asteroide cercano a la Tierra llamado Kamo`oalewa podría ser un fragmento de nuestra Luna, según un artículo  publicado hoy en ‘Nature Communications Earth and Environment’ por un equipo de astrónomos dirigido por la Universidad de Arizona.

Kamo`oalewa es un cuasi satélite, una subcategoría de asteroides cercanos a la Tierra que orbitan alrededor del Sol pero que permanecen relativamente cerca de la Tierra. Se sabe poco sobre estos objetos porque son débiles y difíciles de observar. Kamo`oalewa fue descubierto por el telescopio PanSTARRS en Hawai en 2016, y el nombre, que se encuentra en un canto de creación hawaiano, alude a una descendencia que viaja sola. El asteroide tiene aproximadamente el tamaño de una noria (entre 150 y 190 pies de diámetro, (46 y 58 metros)) y se acerca a unos 14 millones de kilómetros de la Tierra.

El espectro de la luz reflejada por el asteroide da la pista

Debido a su órbita, Kamo`oalewa solo se puede observar desde la Tierra durante unas pocas semanas cada Abril. Su tamaño relativamente pequeño significa que solo se puede ver con uno de los telescopios más grandes de la Tierra. Usando el Gran Telescopio Binocular administrado por UArizona en el Monte Graham en el sur de Arizona, un equipo de astrónomos dirigido por el estudiante graduado en Ciencias Planetarias de UArizona, Ben Sharkey,  descubrió que el patrón de luz reflejada de Kamo`oalewa, llamado espectro, coincide con el de las rocas lunares de las misiones Apolo de la NASA. sugiriendo que se originó en la Luna.

Los investigadores aún no están seguros de cómo pudo haberse desprendido el asteroide de la Luna. Eso es en parte porque no hay otros asteroides conocidos con orígenes lunares.

«Miré a través de todos los espectros de asteroides cercanos a la Tierra a los que teníamos acceso, y nada coincidió», dijo Sharkey, el autor principal del artículo.

Un debate sobre los orígenes de Kamo`oalewa entre Sharkey y su asesor, el Profesor Asociado de Ciencias Lunares y Planetarias de UArizona, Vishnu Reddy, llevó a otros tres años de búsqueda de una explicación plausible.

«Dudábamos hasta la muerte», dijo Reddy, un coautor que inició el proyecto en 2016. Después de perder la oportunidad de observar el asteroide en Abril de 2020 debido a un cierre por COVID-19 del Gran Telescopio Binocular, el equipo encontró la última pieza del rompecabezas en 2021.

«Esta primavera, obtuvimos observaciones de seguimiento muy necesarias y dijimos: ‘Vaya, es real'», dijo Sharkey. «Es más fácil de explicar con la Luna que con otras ideas».

La órbita de Kamo`oalewa es otra pista de sus orígenes lunares. 

Su órbita es similar a la de la Tierra, pero con la más mínima inclinación. Su órbita tampoco es típica de los asteroides cercanos a la Tierra, según la coautora del estudio  Renu Malhotra, Profesora de Ciencias Planetarias de Arizona que dirigió la parte del análisis de la órbita del estudio.

«Es muy poco probable que un asteroide cercano a la Tierra de tipo jardín se mueva espontáneamente a una órbita cuasi-satélite como la de Kamo`oalewa», dijo Malhotra, cuyo laboratorio está trabajando en un documento para investigar más a fondo los orígenes del asteroide. «No permanecerá en esta órbita en particular por mucho tiempo, solo unos 300 años en el futuro, y estimamos que llegó a esta órbita hace unos 500 años».

Kamo`oalewa es aproximadamente 4 millones de veces más débil que la estrella más tenue que el ojo humano puede ver en un cielo oscuro.

«Estas desafiantes observaciones fueron posibles gracias al inmenso poder de recolección de luz de los telescopios gemelos de 8.4 metros del Gran Telescopio Binocular», dijo el coautor del estudio Al Conrad, científico parte del personal del telescopio.

El estudio también incluyó datos del Lowell Discovery Telescope en Flagstaff, Arizona. Otros coautores del artículo incluyen a Olga Kuhn , Christian Veillet , Barry Rothberg y David Thompson del Large Binocular Telescope; Audrey Thirouin del Observatorio Lowell; y Juan Sánchez del Planetary Science Institute en Tucson. La investigación fue financiada por el Programa de Observación de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA.

Fuente: Universidad de Arizona.

Artículo original:Near-Earth Asteroid Might be a Lost Fragment of the Moon‘. Mikayla Mace Kelley. Nov 11, 2020.

Material relacionado

Otras presentaciones de la noticia

a)_ Planetary Science Institute (PSI)

El astronauta de la NASA Alan Shepard exploró la superficie de la Luna durante la misión Apolo 14 el 6 de Febrero de 1971. Se encontró que el espectro de Kamo`oalewa era similar a las muestras recolectadas de la formación Fra Mauro en las tierras altas lunares.
Crédito: NASA.

b)_ Bad Astronomer

La órbita del cuasi-satélite (469219) Kamo’oalewa 2016 HO3, que tiene una órbita muy similar a la de la Tierra pero se inclina unos 8 ° con respecto a la nuestra. Crédito imagen: NASA / JPL-Caltech.

c)_ National Geographic en Español

El pequeño asteroide Kamoʻoalewa en su órbita alrededor de la Tierra.
Crédito imagen:
NASA/JPL-Caltech.

El análisis de la composición y trayectoria del también conocido como (469219) Asteroid 2016 HO3, sugiere que el cuasisatélite Kamo’oalewa probablemente se originó de los escombros de un impacto o por efecto gravitacional de un cuerpo más grande.

Sobre el descubrimiento de Kamo’oalewa, (469219) Asteroid 2016 HO3

Se ha descubierto un pequeño asteroide en una órbita alrededor del sol que lo mantiene como un compañero constante de la Tierra, y lo seguirá siendo durante los siglos venideros.
 Crédito:
NASA / JPL-Caltech.

Curiosidades

Un meteorito de la Tierra en la Luna

El sitio de aterrizaje del Apolo 14 visto por el Lunar Reconnaissance Orbiter el 25 de enero de 2011. El sitio de aterrizaje del módulo de descenso se ve como un punto oscuro al noroeste de los tres cráteres en la parte inferior izquierda de esta imagen. 
Un rastro oscuro y tenue desde el lugar de aterrizaje hasta el cráter Cone cercano (arriba a la derecha) marca el camino de la exploración de los astronautas de Fra Mauro. 
Crédito: NASA / GSFC / Universidad Estatal de Arizona.

El meteorito pudo haber sido arrancado de la Tierra durante un impacto, mezclado con rocas lunares y devuelto a la Tierra 4 mil millones de años después por los astronautas. Una muestra de roca traída por el Apolo 14 puede contener la primera evidencia de material terrestre en la Luna. Un nuevo análisis de los granos de circón en una muestra lunar sugiere que el circón se formó en condiciones típicas en la corteza terrestre y no en la Luna.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.