Una de las características más destacadas de la Luna es más antigua de lo que pensábamos

Imagen de la Luna por  Pedro Lastra en Unsplash.

Hace unos 4 mil millones de años, el Sistema Solar interior fue presa de un asalto apocalíptico de asteroides. Estos asteroides se estrellaron contra los planetas terrestres (Mercurio, Venus, Tierra, Marte) y la Luna. Estos impactos dejaron atrás las cicatrices y cuencas que conforman los paisajes de los planetas en la actualidad. Este ataque, llamado Gran Bombardeo Pesado, ayuda a explicar la génesis de la mayoría de las formaciones que decoran los planetas interiores del Sistema Solar. La datación anterior de las rocas lunares ayudó a señalar la ocurrencia del Bombardeo en algún lugar hace unos 3.800 millones de años. Esta ventana de tiempo es ampliamente aceptada en la comunidad científica planetaria. Sin embargo, una de las características más emblemáticas de la Luna, la cuenca de Serenitatis, podría hacer un agujero en ella.

Un equipo de investigadores dirigido por Ana Černok fechó muestras de rocas locales para determinar la edad de la cuenca de Serenitatis. Las muestras se tomaron de una roca cercana a la cuenca de Serenitatis en el valle de Taurus-Littow, cerca del lugar de aterrizaje del Apolo 17. Estas son algunas de las muestras lunares más estudiadas. Las muestras del Apolo 17 son también algunos de los componentes más antiguos de la corteza lunar. Entonces ofrecen a los científicos planetarios la capacidad de ver una imagen completa de la formación inicial de la Luna.

Proyección Mercator de la superficie lunar, con la cuenca del Serenitatis delineada en amarillo. Las muestras utilizadas en este estudio se tomaron cerca del lugar de aterrizaje del Apolo 17 (círculo rojo). 
Figura adaptada del USGS.

Datando las rocas utilizando isótopos de plomo

El equipo analizó las muestras de cantos rodados, rocas ígneas llamadas «noritas», determinando la concentración de diferentes isótopos de plomo. Estos isótopos son radiactivos, lo que significa que se desintegran. Los geólogos conocen la tasa de descomposición de ciertos isótopos de plomo. Entonces pueden determinar la edad de una roca basándose en la cantidad de los diferentes isótopos de plomo presentes en una muestra de ella. 

Sus resultados revelaron que la roca se formó hace 4,3 mil millones de años. Un análisis más detallado del plomo que se encuentra en los minerales de fosfato dentro de las noritas permitió hacer la datación. Así se fechó que estos minerales tenían entre 4,2 mil millones y 0,5 mil millones de años. 

Hipótesis planteadas por los investigadores

Černok y los investigadores plantean la hipótesis de que estos minerales parecen 100 millones de años más jóvenes que sus rocas anfitrionas (las noritas). Esto es debido a un evento de recristalización a alta presión, potencialmente el impacto cercano de un asteroide. De manera similar, el equipo sugiere que los fosfatos de 500 millones de años perdieron una porción significativa de ciertos isótopos de plomo en ese momento. Eso es debido a un pulso térmico de otro evento de impacto.

Černok y sus colegas argumentan que las muestras casi con certeza se originaron en el impacto de un asteroide que también formó la cuenca de Serenitatis. Para ello se basaron en su coincidencia de composición con otras muestras de esta área. El equipo compara sus hallazgos con los análisis publicados de otras muestras de la misión Apolo. Además explica que la formación de otros paisajes lunares también ocurrió en este momento, hace 4.200 millones de años. 

Queda planteada una pregunta

Esta deducción sitúa la formación de múltiples características lunares, todas formadas por impactos de asteroides, aproximadamente 300 millones de años antes del Gran Bombardeo Pesado. Sin embargo, Černok y sus colegas no están seguros de si este evento no está relacionado con el Gran Bombardeo Pesado, o si el Gran Bombardeo Pesado comenzó antes del plazo ampliamente aceptado. 

Fuente: Geobites.

Artículo original: One of the Moon’s most prominent features is older than we thought. Kevin Hurler. July 7, 2021. Tiene  una licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.

Material relacionado

Destrucción creativa: la muestra del Apolo 17 proporciona nueva evidencia de que los impactos de meteoritos gigantes formaron partes de la corteza lunar

La impresión de un artista de cómo la Luna temprana fue remodelada por un intenso período de bombardeos. Un nuevo estudio hace una revelación. Indica que los grandes impactos podrían haber producido el rango de rocas lunares muestreadas por las misiones Apolo, hace más de 4.300 millones de años.
Crédito de la ilustración: Daniel D. Durda / FIAAA.

Un grupo de científicos internacionales descubrió que la formación de rocas antiguas en la Luna puede estar directamente relacionada con impactos de meteoritos a gran escala. El grupo fue liderado por el Royal Ontario Museum (ROM) (Museo Real de Ontario). La publicación siguiente lo aborda conteniendo también una selección de recursos sobre los impactos en el Sistema Solar.

Los restos de un antiguo asteroide arrojan nueva luz sobre el Sistema Solar temprano

Los investigadores han cambiado una línea de tiempo antes aceptada para eventos cataclísmicos en el Sistema Solar Temprano.  Aproximadamente 4.5 Ga (giga-años, o mil millones de años), cuando un gran disco de polvo y hielo colapsó alrededor de nuestra estrella recién formada. De él se formaron planetas y cuerpos celestes más pequeños. Lo que siguió fue un período caótico y violento de colisiones e impactos. mientras los ocho planetas familiares esculpían sus órbitas. Hasta que llegó a parecerse al sistema equilibrado que observamos hoy. Los registros geológicos y geoquímicos indican que después de aproximadamente 600-700 millones de años luego de la formación, un evento tuvo lugar. El sistema Tierra-Luna experimentó un período de impactos frecuentes y cataclísmicos de asteroides y otros cuerpos. Este período se denomina período de Bombardeo Pesado Tardío (Late Heavy Bombardment, LHB).

Alguna vez se pensó que este período tuvo un inicio relativamente repentino. Pero un equipo de investigación encontró evidencia de que este período de bombardeo puede haber comenzado mucho antes y disminuido en intensidad con el tiempo. El equipo esta integrado por investigadores de las Universidades de Hiroshima y Tokio.

El siguiente artículo lo presenta y contiene además recursos sobre el tema.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.