Noche de planetaria y Luna con la cmos Svbony SV305

Estas fotos fueron tomadas anoche, probando la cámara astronómica de Fernando Capi SvBony SV305.

Las fotos de Marte y la Luna se tomaron con la cámara a foco directo del Celestron CPC800, las de Júpiter y Saturno a foco directo pero del Astrotech Ritchey Chrétien de 8 pulgadas F8 (AT RC8).

La montura del CPC es de doble horquilla pero trabajando en modo ecuatorial sobre la cuña, el AT RC8 estaba sobre una montura horizontal Ioptron AZ pro.

La Az pro es una montura azimutal de funcionamiento casi automático: luego de nivelarla el gps incorporado la ubica sobre la Tierra y con la brújula electrónica sabe donde está el norte/sur para luego sincronizarla con una, dos o tres estrellas/objetos del sistema solar para tener un goto de precisión.

El seguimiento también es muy bueno e incorpora dos cosas muy interesantes: la primera es que tiene una batería interna para unas 10 horas de funcionamiento, cosa útil en salidas de observación, y la segunda es que puede llevar dos telescopios a mismo tiempo.

Esto último funciona colocando en el eje donde va la pesa una segunda mordaza para el segundo telescopio, la noche de las pruebas teníamos en la mordaza principal (Vixen/Losmandy) al AT RC8 que pesa alrededor de nueve kilos con el focuser+codo+ocular y en la segunda el refractor William Optics GTF81 con un peso de 7 kilos aproximadamente.

En cuanto a la cámara es sencilla pero muy buena, el sensor cmos es el Imx290 de Sony.

Este sensor, a color en este caso, tiene una resolución de 1920 X 1080 (2 mega pixel) con pixeles de 2,90 micras, el obturador es electrónico de tipo rolling, la interfase USB 2.0 y tiene filtro de corte IR en la ventana que da al IMX290.

El conversor analógico a digital es de 12 bit de resolución.

Las especificaciones indican 130 cuadros por segundo en la captura pero solo a 320 X 240 de resolución, nosotros a resolución completa obtuvimos entre 28 y 30 cuadros por segundo como máximo pero haciendo roi a los 320 X 240 posiblemente alcance los 130 cuadros por segundo, no lo probamos.

También tiene un buffer de memoria de 128 megabytes, es útil para mantener la tasa de fps de captura constante ya que el cuello de botella es el Usb 2.0, la idea es que el sensor capture a los fps mas altos posibles y los cuadros que no de el tiempo para transferir antes que lo haya hecho el anterior, en vez de desecharse se almacenan en ese buffer para luego si transferirlos.

El cuerpo de la cámara es pequeño y construido en aluminio anodizado en negro y un punto a favor es que en el cuerpo usa un conector usb-b (como el de impresoras) mucho mas robusto que el micro-usb que usan algunas cámaras.

A continuación las fotos sacadas ayer individuales:


Fernando Capi-Sergio Babino

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.