LUNAR 100: LUNAR 19: VALLIS ALPIS

En estas imágenes podemos ver en todo su esplendor a uno de los accidentes lunares más reconocibles: “Vallis Alpis”, o “Valle Alpino”. Es esa hendidura en forma de facón que atraviesa la cordillera central llamada Montes Alpes y va desde el Mare Frigoris (izquierda de la imagen) hasta el Mare Imbrium (derecha de la imagen). Así lo describe Peter Grego:

“Los  Montes Alpes están divididos en dos por el Vallis Alpes, uno de los cañones más largos de la Luna. Al este de Vallis Alpes, los Montes Alpes son escarpados, con innumerables pequeños picos. Al oeste de Vallis Alpes, y sobre el borde del Mare Imbrium, las montañas se elevan a alturas de más de 3.600 metros. Entre las montañas más notables están Mons Blanc, Promontorium Deville y Promontorium Agassiz, todas se elevan dramáticamente sobre la orilla del Mare Imbrium. Vallis Alpes es un destacado ejemplo de fosa tectónica (“graben”), un rift lunar – una versión en grande de una rima linear – que separa por 130 kms. los Montes Alpes desde el Mare Frigoris hasta el Mare Imbrium. El Vallis Alpes llega a tener 18 kms. de ancho, y sus paredes escarpadas se elevan a una altura promedio de 2,000 metros. El fondo del valle es más liso y oscuro que las montañas que lo rodean porque ha sido inundado con lava. Desde las planicies del Mare Imbrium, la entrada al valle empieza en forma de V que se estrecha hasta un paso montañoso de apenas unos centenares de metros de ancho. Luego de 10 kms. el valle se abre a una “plaza” en forma de diamante, y luego se va estrechando hasta un ancho de 7 kms. al llegar a Mare Frigoris”

Peter Grego: “The Moon and how to observe it” (págs.137/138).

La descripción de Julio Monje es quizás menos precisa pero más poética:

“Para localizar Vallis Alpina, debemos encaminarnos en dirección a los Montes Alpes, pues en este sistema se halla enclavado el valle del mismo nombre. Enseguida nos daremos cuenta de que la cordillera está seccionada en dos sectores, al norte y al sur de Vallis Alpina. Ambas partes parecen haber sido separadas por un inmenso cuchillo, pues la estructura del valle es excepcionalmente rectilínea. Parece como si los montes ni se hubiesen inmutado al ser heridos, conservando sus paredes apenas sin derrumbamientos y como cortadas a pico. Los despeñaderos son extraordinarios y queda patente la gran caída de esta hondonada. Con sólo observar sus formas, nuestra imaginación se pone a trabajar y podemos pensar en ríos de lava ardiente que dieron origen a un gran cañón, al estilo de los grandes desiertos norteamericanos. Vallis Alpina nace a partir de Mare Frigoris y el color de su fondo se asemeja bastante al de este mar, por lo que podemos llegar a la conclusión de que las lenguas volcánicas penetraron en los Alpes a través de dicho valle. Decimos que nace en Frigoris, ya que se observa de forma tangible que las paredes de los montes van ganando altura a medida que se alejan del mar. El punto donde la altura es mayor parece hallarse en el último tercio del recorrido del valle (entendiéndose que comenzamos desde Mare Frigoris), justo donde las dunas más minúsculas de la cordillera alpina se encuentran con los más macizos terrones limítrofes con Mare Imbrium. En el punto donde estas dos estructuras tan diferentes tropiezan, podemos ver las sombras que nos delatan abismos inimaginables en nuestro planeta. La muerte de Vallis Alpina se produce también en los alrededores de esta zona. Un poco más a occidente, el valle se ve frenado en su avance por montículos pedregosos”.

Julio Monge: “Selenografía para telescopios de aficionados” (pág.150).

Autores de las imágenes:

19 A: Marcelo Mojica Gundlach (Cochabamba, Bolivia, SLA).

19 B: Francisco Alsina Cardinali (Oro Verde, Argentina, SLA).

19 C: Alberto Anunziato (Oro Verde, Argentina, SLA).

19 D: Sergio Babino (Montevideo, Uruguay, SAO)

19 E: Marcelo Mojica Gundlach (Cochabamba, Bolivia, SLA).

19 F: Marcelo Mojica Gundlach (Cochabamba, Bolivia, SLA).

PROGRAMA LUNAR 100 SAO-SLA

Lunar 100 es una lista de los lugares más interesantes para la observación lunar amateur, ordenados de menor a mayor dificultad observacional. Fue realizada por Charles A. Wood para una edición de la revista “Sky and Telescope”, con el objetivo de estimular la observación lunar sistemática, con la idea de reproducir la experiencia de observación de los objetos de espacio profundo del catálogo de Messier.

La revista “The Lunar Observer”, publicación mensual de la Association of Lunar and Planetary Observers (ALPO), publica bimensualmente una sección llamada “Focus on”, destinada a recopilar imágenes de un accidente lunar en particular que se ha seleccionado por su interés específico. A partir del mes de mayo de 2020 se publicarán en dicha revista las mejores imágenes de los accidentes selenográficos incluidos en el listado, en cada aparición bimensual de la Sección Focus On aparecerán diez accidentes, empezando por los diez primeros (los más sencillos de observar). En la edición de julio de 2020 se publicarán imágenes de los accidentes selenográficos incluidos en los números 11 a 20, y así sucesivamente cada dos meses hasta llegar al número 100.

Desde la Sociedad Lunar Argentina (SLA) y la Sociedad Astronómica Octante (SAO) de la República Oriental del Uruguay consideramos interesante sumarnos a la iniciativa de “The Lunar Observer” y por eso es que lanzamos este Programa Lunar 100, con el auspicio de la Sección Lunar de la Liga Iberoamericana de Astronomía (LIADA). El objetivo es doble. Reportaremos las imágenes remitidas al programa a “The Lunar Observer”. Y además las publicaremos en todos los medios de comunicación de la SLA, SAO y de la Sección Lunar LIADA. Creemos que es una estupenda posibilidad para estimular la observación lunar amateur y si la convocatoria tiene éxito podemos soñar con alguna publicación final conjunta.

El listado del Lunar 100 se puede consultar en:

Podés enviar imágenes de cualquier fecha, no se requiere que sean recientes. El objetivo es mostrar estos 100 accidentes selenográficos.

¿Cómo enviar tus imágenes?

Podés remitir tus imágenes a los siguientes emails:

info@sao.org.uy

sociedadlunarargentina@gmail.com

Datos mínimos (solicitados por ALPO para la publicación en “The Lunar Observer”):

  1. Accidente lunar
  2. Nombre del observador y lugar geográfico de la observación.
  3. Día y hora de la observación.
  4. Tipo y apertura del telescopio.
  5. Cámara utilizada.
  6. Indicar si se usó filtro y en caso afirmativo datos del mismo.

Esperamos tus imágenes!!!


Artículo original por Alberto Anunziato (LIADA-SLA)

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.