Un Rubí en el Cielo: «Buscando la estrella Roja» . La estrella variable T Lyrae por José Pedro Malagraba (SAO)

No muy distante de la estrella Vega, en la constelación de la Lira, se encuentra la estrella T Lyrae (SAO 67087, HIP 90883).

El color particularmente rojizo de T Lyrae, es realmente remarcable. Su brillo varía desde una magnitud de 7.5 a 9, por lo que la estrella no es fácil de ubicar y observar con instrumentos pequeños, pero con objetivos de 100 mm de apertura (diámetro), ya es posible su detección y observación. Obviamente con aperturas mayores se podrá apreciar plenamente su espectacular coloración rojiza.

Con respecto a los aumentos para su observación, no es necesario el empleo de grandes aumentos estimando que un rango de 50 X a 80 X, ya son suficientes para poderla ver claramente.

Al ser una estrella variable, que a su vez no tiene un periodo definido, puede ser que en algún momento sea más dificultoso el ubicarla y lograr verla con el instrumento utilizado, por lo que es recomendable tratar de observarla en reiteradas oportunidades, para así tener claro su ubicación dentro del campo estelar circundante.

Antiguamente, mediante la observación de T Lyrae por espectroscopía y en función de la clase espectral de la misma, se establece una nueva clase especial de estrellas similares que se denominaron estrellas con alto contenido de carbono, por tanto son estrellas Frías con temperaturas de entre 2.600  a  4000 K y que todas tienen la particularidad de contener una mayor proporción de Carbono que de Oxígeno en su composición.

Esta característica las tipifica como estrellas antiguas, que están viviendo sus últimas   etapas de inestabilidad y que se avecinan a la formación de futuras Nebulosas Planetarias.

Al contar T Lyrae con una gran abundancia de Carbono en su atmosfera, esta misma contribuye a amplificar aún más la coloración rojiza de la estrella.

Como se mencionaba, la inestabilidad en magnitud de la estrella de manera irregular

y al no ser una estrella fácilmente ubicable, dado que debemos hacerlo con algún instrumento óptico, lo más sencillo es establecer un camino que nos permita arribar al objetivo (T Lyrae).

Primeramente ubicaremos la brillante estrella Vega, visible a simple vista, que será el vértice de un triángulo isósceles que formaremos buscando luego la ubicación de            ( Delta Lyrae), cercana a la primera.

Trazaremos luego un triángulo isósceles imaginario cuyo vértice será la estrella Vega, un extremo será Delta Lyrae y formando la base de dicho triangulo en el otro extremo se encontrará la estrella T Lyrae.

Como se ha dicho, existen otras estrellas en el Campo de Observación que NO se deben confundir, especialmente una de color anaranjado, que posee brillo algo mayor pero su coloración es naranja y NO es la estrella que buscamos.

Una vez bien centrado el campo, no cabra ninguna duda de cuál es la estrella que estamos buscando, dado su excepcional color profundamente rojo.

Datos:

Constelación   :   Lira

A.R.                :     18 h   32’

Dec.                 :      37     34’

Mag.,  Variab            :     7.5  a  9.3

Periodo                      ;    Irregular

Distancia a la Tierra  :    Mayor a 2.000 Años Luz  ( 2064  A.L.)

Espectro estelar         :    R 6

Estrella                      :   Carbonacea

Periodo favorable para su observación: de mayo a octubre

Adjunto Foto:   Carta Zona con Mag. mayor a  7.5

Adjunto Foto:   Carta Zona (detalle),  con ubicacion de  T Lyrae.


J. P. Malagraba

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.