Por primera vez, los astrónomos vieron una roca espacial que se convertía en un cometa.

El proceso no se completará hasta 2063.

Las rocas espaciales llamadas Centauros podrían algún día convertirse en cometas brillantes, como el que se muestra en la ilustración de este artista. Los astrónomos han detectado un centauro que se espera que se convierta en cometa en unas cuatro décadas.
Crédito: Heather Roper / Univ. de Arizona.

Al igual que las míticas criaturas mitad humano, mitad caballo, los Centauros en el Sistema Solar son híbridos entre asteroides y cometas. Ahora, los astrónomos han detectado una transformación de un tipo de roca espacial a otro. Esto podría dar a los científicos una oportunidad sin precedentes de observar cómo se forma un cometa en tiempo real en las próximas décadas.

“Aquí tenemos la oportunidad de ver el nacimiento de un cometa cuando comienza a activarse”, dice Kat Volk. Ella es Científica Planetaria de la Universidad de Arizona en Tucson.

El objeto, llamado P / 2019 LD2, fue descubierto por el telescopio ATLAS en Hawai en Mayo . Su órbita sugiere que es un Centauro, una clase de objetos rocosos y helados con órbitas inestables. Debido a esa composición mixta y al potencial para moverse por el Sistema Solar, los astrónomos han tenido una sospecha durante mucho tiempo. Es, que los Centauros son un eslabón perdido entre dos grupos de objetos. Los pequeños cuerpos helados en el Cinturón de Kuiper y los cometas que visitan regularmente el Sistema Solar Interior ( SN: 11/19 / 94 ).

Estos cometas de “período corto”, se cree que se originan a partir de objetos helados en el Cinturón de Kuiper. Orbitan alrededor del Sol una vez cada década y hacen apariciones repetidas en los cielos de la Tierra. (Los cometas de período largo, probablemente se originan aún más lejos del Sol, en la nube de Oort ( SN: 25/10/13 ). Un ejemplo es el cometa Halley, que visita el Sistema Solar Interior una vez por siglo).

Todos los cometas de período corto encontrados anteriormente fueron detectados solo después de que se convirtieron en cometas ( SN: 6/8/14 ). Pero LD2 acaba de llegar del Cinturón de Kuiper recientemente y se convertirá en un cometa en tan solo 43 años. El trabajo fue publicado por Volk y sus colegas el 10 de Agosto en arXiv.org.

«Es extraño pensar que este objeto debería convertirse en un cometa cuando me retire», dice Volk.

El Portal

En 2019, ella y sus colegas demostraron que hay una región del espacio más allá de Júpiter a la que llaman el «Portal».  En esta área, pequeños objetos planetarios cuelgan mientras se calientan. Entonces pasan de ser las bolas de hielo del Sistema Solar Exterior a los cometas del Sistema Solar Interior con sus largas colas. Es como una incubadora de cometas, dice el científico planetario Gal Sarid del Instituto SETI, que tiene su sede en Rockville, Maryland.

Trazando el origen de LD2

Después de escuchar sobre LD2, Volk, Sarid y colegas simularon miles de posibles trayectorias buscando dónde había estado el objeto y hacia dónde se dirigía. El equipo encontró que la órbita de LD2 probablemente lo llevó cerca de Saturno alrededor de 1850. Luego entró en su órbita actual más allá de Júpiter después de un encuentro cercano con el gigante gaseoso en 2017. El objeto dejará su órbita actual y se moverá hacia el Sol en 2063. Entonces el calor del Sol probablemente sublimará los elementos volátiles de LD2, dándole una cola cometaria brillante, dicen los investigadores.

“Este será el primer cometa del que conocemos su historia, porque lo hemos visto antes de ser un cometa”, dice Sarid.

El hecho de que LD2 sea bastante nuevo en los confines del Sistema Solar sugiere que está hecho de material relativamente prístino. Este ha estado en la parte trasera del congelador del Sistema Solar durante miles de millones de años, inalterado por el calor del Sol. Eso lo convertiría en una cápsula del tiempo del Sistema Solar primitivo. Estudiar su composición podría ayudar a los científicos planetarios a aprender de qué estaban hechos los primeros planetas.

Debemos estudiar más objetos como LD2

El análisis orbital parece «muy razonable», dice Henry Hsieh, un Astrónomo Planetario del Instituto de Ciencias Planetarias que no participó en el estudio. Pero estudiar un solo objeto de transición no es suficiente para abrir la cápsula del tiempo del Sistema Solar.

“Lo que realmente tenemos que hacer es estudiar muchos de estos”, dice. «Estudie este primero, y luego estudie más de ellos, y averigüe si este objeto es un valor atípico o si vemos una imagen consistente». Estudios futuros del cielo, como los planeados para el  Observatorio Vera Rubin ( SN: 1/10/20 ), deberían descubrir más bolas de hielo transformándose en cometas.

La necesidad de una futura misión

Sarid y sus colegas piensan que LD2 podría ser un buen objetivo para que lo visite una nave espacial. La NASA ha considerado enviar naves espaciales a los Centauros , aunque aún no se han seleccionado misiones para su desarrollo. Teniendo en cuenta que LD2 se convertirá en cometa en pocas décadas, no hay mucho tiempo para planificar, construir y lanzar una misión para visitarlo. «Las ventanas se están cerrando», dice Sarid. «Realmente tenemos que hacer esto ahora».

Citas

Fuente: Science News.

Artículo original: «In a first, astronomers spotted a space rock turning into a comet«. Lisa Grossman. August 18, 2020.

Material relacionado

El Portal de entrada de Cometas

Cometa 29P / Schwassmann-Wachmann visto por el telescopio espacial Spitzer de la NASA. 
Crédito: NASA.

Los investigadores han descubierto una región más allá de Júpiter que actúa como una “puerta de entrada de cometas”, el Portal. Canaliza cuerpos helados desde el espacio profundo hacia el Sistema Solar Interior, donde pueden convertirse en visitantes habituales del vecindario de la Tierra.

También consideran cómo desde esa puerta de entrada se abastece de cometas a la Familia de Cometas de Júpiter.

El siguiente artículo lo presenta y contiene además recursos sobre los Centauros y consejos para el aficionado.

Sobre el Cinturón de Kuiper, el lector puede consultar el apartado «Material relacionado» del artículo a continuación.

Curiosidades

Los Centauros y los Visitantes Interestelares

Impresión artística del asteroide interestelar ‘Oumuamua, que representa con precisión su color enrojecido y su forma alargada. 
Crédito: ESO / M. Kornmesser, nagualdesign.

En los 3 últimos años dos objetos del espacio interestelar, el asteroide  ʻOumuamua  y el cometa 2I Borisov, visitaron nuestro Sistema Solar. 

Basados en el análisis de las trayectorias extremas hiperbólicas respectivamente, está claro que no se originaron dentro de nuestro Sistema Solar. Gracias a ellos, ahora tenemos una mejor idea de cómo pueden ser los objetos interestelares. 

Sin embargo, su paso ha dejado a los astrónomos preguntándose si algunos de los objetos del Sistema Solar se originaron fuera de nuestro vecindario.  Un grupo de investigadores, encontraron un resultado notable en la población de Centauros según lo presenta el siguiente artículo.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.